Palabras de Manolo Bohórquez a Angelita Vargas.

La gran bailaora sevillana será objeto de un reconocimiento en el ‘Tacón Flamenco’ de Utrera a finales del próximo mes de febrero.

Angelita Vargas es de las bailaoras más grandes de Sevilla, sin ninguna duda, aunque no de las más reconocidas. Suele pasar esto. Perteneciente a una familia de artistas, es hermana de Isidro Vargas y Changuito, padre de El Potito. Hace unos años Angelita y El Biencasao, su marido, se pasearon por los mejores festivales flamencos del mundo, siendo una referencia del mejor baile gitano de esta época. La bailaora tuvo que retirarse del arte por una desgraciada enfermedad, lo que no la ha alejado del todo, porque los flamencos de casta son como los toreros, que nunca se van del toro aunque dejen de vestirse de luces y ajustarse la montera. Angelita es capaz de bailar aún como nadie, aunque sea sentada en una silla, solo moviendo los brazos y mirando como ella ha mirado siempre, desde el fondo de la tierra, como miraban Farruco, Antonio el Chocolate, Fernanda la de Utrera o la mismísima Carmen Amaya.

[Manuel Bohórquez] 

Contuniuar con la noticia completa.

Visitas:contador de visitas html

2018  Tacón Flamenco   - Oripandó Creaciones